NOTICIAS
aborto

728x90

header-ad

468x60

header-ad

EEUU. Sugerir que la religión es la única fuente para abordar los inicios de la vida es falso ⎪ CULTURIZAR MEDIOS

La jueza Sotomayor se equivoca sobre el aborto y la religión. 

¿Cómo sabemos, como cuerpo político, cuándo comienza la vida humana? Y, ¿dónde es apropiado que la ley mire para hacer esa determinación?

La jueza Sonia Sotomayor sacó a relucir esta cuestión la semana pasada durante los argumentos orales en el caso Dobbs contra Jackson Women's Health. En una polémica sesión que duró casi dos horas, los jueces y los defensores se centraron sobre todo en si el Tribunal Supremo de EE.UU. debería anular el caso Roe v. Wade y Planned Parenthood v. Casey, las dos decisiones históricas del Tribunal sobre el aborto. La cuestión de la definición de la vida humana, que se evita en estos casos, surgió en un intercambio entre la jueza Sotomayor y el procurador general de Mississippi, Scott Stewart, que defendía la prohibición de abortos en su estado después de las 15 semanas de gestación.

Fuente: National Review*

La jueza asociada Sonia Sotomayor posa durante una foto grupal de los jueces en la Corte Suprema en Washington, DC, el 23 de abril de 2021 (Erin Schaff / Pool a través de Reuters).


En su intervención inicial, Stewart afirmó que los casos de aborto eran los únicos casos en los que "este tribunal reconocía el derecho a poner fin a una vida humana". La jueza Sotomayor presionó a Stewart sobre esto, preguntando cómo su punto de vista implicaba "algo más que una visión religiosa". Al preguntar esto, Sotomayor trató de deslegitimar el interés declarado de Mississippi en la protección de la vida no nacida. Asumió que las reivindicaciones religiosas no tienen cabida en la esfera pública y que equivalen a establecer una religión, lo que supone una violación de la cláusula de establecimiento de la Primera Enmienda. Desde este punto de vista, el Tribunal debería anular cualquier ley con tales fundamentos religiosos.


El Tribunal debe entender que leyes como la de Mississippi
no son un intento encubierto 
de establecer una religión.
Son intentos manifiestos de proteger la vida humana.


La cuestión de cuándo comienza la vida es ciertamente una cuestión a la que varias religiones tienen respuesta. El Salmo 139, dice de Dios, "me tejiste en el vientre de mi madre". La Didaché, un texto cristiano muy antiguo, condena el aborto en términos claros y manifiestos.

Que no se pueda afirmar una reivindicación política basada en la fe religiosa es profundamente discutible. De hecho, durante gran parte de nuestra historia, este país invocó regularmente argumentos religiosos como parte de los debates sobre justicia y política pública. Los Fundadores y las generaciones posteriores no vieron, en su gran mayoría, ningún conflicto entre estos llamamientos y las cláusulas religiosas de la Primera Enmienda.

Pero decir que la religión es la única fuente para abordar los inicios de la vida es falso. Es evidente que lo es. Se podría considerar la afirmación desde un punto de vista biológico, que afirma que los niños no nacidos sí poseen ADN humano, así como cualidades de ser animados. La propia Sotomayor mencionó que cuándo comienza la vida "ha sido debatido acaloradamente por los filósofos desde el principio de los tiempos". La filosofía, aunque ciertamente interactúa con la teología, se considera a sí misma una forma de investigación distinta de la religión. Se puede abordar este tema también desde la sociología, la psicología y otras disciplinas a través del amplio abanico de conocimientos humanos acumulados y aún en crecimiento.


Incluso las apelaciones explícitas a Dios no implican necesariamente un razonamiento puramente religioso. La Declaración de Independencia, por ejemplo, basa sus reivindicaciones políticas en "las leyes de la naturaleza y del Dios de la naturaleza". Esta formulación distinguía a Dios tal y como lo conoce la religión revelada, como la Biblia cristiana, de Dios tal y como lo conoce la naturaleza mediante la percepción de la razón humana.


Así, la pregunta de Sotomayor era falsa en su acusación y dudosa en sus implicaciones. Su línea de argumentación también pretendía perpetuar un problema que acosará al Tribunal hasta que los jueces cambien su enfoque. 

Roe y Casey definieron el comienzo de la vida humana. Roe lo hizo explícitamente, y Casey evitó la cuestión en su mayor parte. Pero esa cuestión llega a la esencia del debate sobre el aborto. La libertad de la mujer sobre su propio cuerpo es el derecho que afirman quienes se oponen a la ley de Mississippi y a las restricciones al aborto en general. Nadie discutiría este punto si se tratara de la elección de una mujer, por ejemplo, en cuanto a su peinado o al tratamiento médico de una enfermedad. La cuestión de si ella posee libertad en esta cuestión depende del estatus del niño no nacido. A lo largo de nuestra historia, los estadounidenses se han negado a definir el ejercicio de los derechos de una persona como acciones que perjudicarían los derechos de los demás. No se puede decir que la Segunda Enmienda protege el derecho al asesinato. El derecho a la propiedad no permite inculcar un vertedero rebosante de residuos tóxicos cerca de un parque infantil.


Por tanto, si el niño no nacido es humano, el cálculo relativo a la libertad de la mujer es decididamente diferente del caso alternativo. Este punto se extiende a los derechos en general. ¿De qué sirve un derecho indefinido? ¿Y qué es más esencial para un derecho fundamental a la vida que determinar cuándo comienza realmente la vida? El Tribunal Supremo ha estado dispuesto a definir la libertad en innumerables cuestiones, incluidos los casos de aborto. Si, como abría Casey, "la libertad no encuentra refugio en una jurisprudencia de la duda", entonces la vida tampoco encuentra refugio en una jurisprudencia de la evasión. Dado nuestro compromiso con el derecho natural a la vida -algo que es tan inalienable como la libertad- este estatus legal es inaceptable.

El Tribunal debería, al menos, dejar pasar toda la decisión sobre el aborto. Debería, de nuevo al menos, permitir a los estados definir la vida y actuar según esas definiciones. Así lo ha hecho, por ejemplo, en cuestiones relativas al final de la vida. Aunque en última instancia sea incompleto, esto supondría una mejora decisiva en la protección del derecho a la vida para todos, así como la aclaración de las demandas de libertad que interactúan con ese derecho. Al hacerlo, sin embargo, el Tribunal debe entender que leyes como la de Mississippi no son un intento encubierto de establecer una religión. Son intentos manifiestos de proteger la vida humana.



*Fuente: National Review. Por Adam M. Carrington. 7 de diciembre de 2021.


_____________

 CULTURIZ.AR  MEDIOS 

« ANTERIOR
SIGUIENTE »

Sugerimos la siguiente lectura:

¿Es prudente hablar de todo con los chicos? ⎪ Por Yanina Cossime