NOTICIAS
aborto

728x90

header-ad

468x60

header-ad

🇨🇳 El cambio radical en la fertilidad en China muestra la locura de legislar sobre el tamaño de las familias ⎪ CULTURIZAR MEDIOS

Después de décadas de una política desastrosa de limitar el crecimiento familiar por la fuerza, China, según informes de prensa, ahora está molestando  a sus mujeres a través de mensajes de texto y redes sociales para que tengan más bebés. 

Esta intromisión del Estado, como la coerción pasada, es contraproducente. China debería dejar de decirle a las parejas cuántos hijos deben tener. Mantenga la planificación central fuera de la planificación familiar y las familias prosperarán. 

Fuente: National Review* 


No contentos con regular la vida fuera del hogar, los autoritarios tienen una larga historia de intervención en los asuntos familiares. El reciente cambio radical en la política familiar del Partido Comunista Chino no es sorprendente. A lo largo de la historia, los países comunistas han alternado entre medidas coercitivas destinadas a producir familias más numerosas y medidas destinadas a reducir el tamaño familiar medio. La política del hijo único de China, por ejemplo, estuvo en vigor durante 36 años (1979-2015). 

La Unión Soviética de Joseph Stalin penalizó financieramente a quienes no tenían hijos, promulgando el llamado “impuesto sin hijos” que el país aplicó de 1941 a 1990 en diversos grados. El impuesto castigaba a los hombres sin hijos de entre 20 y 50 años y a las mujeres sin hijos de entre 20 y 45 años.  Un decreto de 1944 amplió  el impuesto sin hijos para penalizar también a los padres que tenían simplemente uno o dos hijos. 

La Rumania comunista y la Polonia (posterior a la Segunda Guerra Mundial) implementaron impuestos similares inspirados en la ley soviética. Esos impuestos, al igual que su inspiración, duraron hasta el colapso del bloque de la URSS en 1991. La Rumania de Nicolae Ceaușescu fue la más lejos de todas, al  promulgar  estrictas prohibiciones sobre el control de la natalidad que resultaron en un gran número de niños abandonados cuyos padres a menudo no podían permitirse el lujo de criarlos. 

Las condiciones en los superpoblados orfanatos de la nación comunista, apodados “gulags infantiles”, eran una pesadilla. Sin embargo, carteles en las inhumanas instituciones  alardeaban burlonamente: " El Estado puede cuidar mejor de su hijo que usted". 

Si los comunistas son consistentes en un punto es que el Estado sabe más. Siempre. Incluso cuando se trata de cuántos hijos debería traer cada pareja al mundo. Sin embargo, donde los comunistas han sido inconsistentes es en si ese número debería ser mayor o menor. 


A partir de las décadas de 1960 y 1970, se puso de moda entre los intelectuales de todo el mundo preocuparse por la “superpoblación”, un concepto que desde entonces la evidencia abrumadora ha  puesto en duda. 

El pánico resultante tuvo su manifestación más oscura en la política de hijo único de China, que  vio  a más de 300 millones de mujeres chinas equipadas con dispositivos intrauterinos modificados para ser inamovibles sin cirugía, más de 100 millones de esterilizaciones y más de 300 millones de abortos, una proporción desconocida de los cuales fueron coaccionados. 

La agencia oficial de noticias china Xinhua se jactó de que la política del hijo único  evitó  400 millones de nacimientos. Las multas por “exceso de natalidad” podrían alcanzar hasta diez veces el ingreso disponible anual de una familia. 

Los funcionarios locales ávidos de ingresos continuaron multando a las familias y haciendo cumplir los límites de maternidad incluso después de que el país flexibilizó su política de un solo hijo a una política de dos hijos (2016-2021) y luego la flexibilizó aún más hasta convertirla en una política de tres hijos. A medida que los funcionarios chinos se preocupaban cada vez más por el envejecimiento y la reducción de la población, la política de los tres hijos finalmente quedó meramente simbólica en 2023. 

Sin embargo, la vasta burocracia de planificación poblacional de China sigue vigente y podría fácilmente reorientarse hacia intentos de aumentar coercitivamente el tamaño de la población del país. En un artículo dirigido por el PCC, algunos académicos chinos han  pedido un impuesto a la falta de hijos. 

Y China no está sola. A algunos políticos rusos también les gustaría  restablecer un impuesto sin hijos (los líderes rusos han estado jugando con la idea durante  más de una década). 


Hoy en día, si bien los temores infundados sobre la sobrepoblación  siguen siendo populares  en algunos círculos, la caída en picado de las tasas de natalidad a nivel mundial ha llevado el péndulo de la opinión de los responsables de las políticas a inclinarse hacia la idea de que el mundo podría beneficiarse de tener más niños, en lugar de menos. 

El número de países que tienen como objetivo político explícito “aumentar la fertilidad”  sigue aumentando. 

Afortunadamente, en la mayoría de los casos este tipo de iniciativas no implican coerción. Desde Corea del Sur hasta Estonia, varios países han intentado ofrecer subsidios gubernamentales, nuevos y costosos programas estatales, bonificaciones en efectivo o incentivos similares para alentar a sus ciudadanos a tener familias más numerosas. Pero una revisión de los esfuerzos pasados ​​para alterar las tasas de natalidad, ya sea  hacia arriba  o hacia abajo, muestra que tales esfuerzos han tenido resultados mediocres en el mejor de los casos y, en el peor, han resultado en trágicos abusos contra los derechos humanos. 

En lugar de emprender nuevas iniciativas que son costosas y cuestionablemente efectivas, y que corren el riesgo de adentrarse en el territorio de la ingeniería social o algo peor, los responsables de las políticas preocupados por las tasas de natalidad deberían adoptar un enfoque de “ primero no hacer daño ” respecto de la fertilidad. 

Como mi colega Vanessa Calder y yo esbozamos en un  documento de política reciente, eliminar las reglas y regulaciones gubernamentales que afectan desproporcionadamente a las familias mejoraría la libertad de elección de las familias y podría reducir el costo de la crianza de los hijos lo suficiente como para aumentar la fertilidad. En otras palabras, los formuladores de políticas pueden facilitar que los padres formen las familias que desean simplemente dando un paso atrás y eliminando las barreras gubernamentales a la fertilidad y la vida familiar. 

El control del Estado no debería estar en la escala de las decisiones familiares íntimas, en un sentido o en otro. Reformar las políticas que dificultan artificialmente la vida familiar ofrece una mejor manera de avanzar. Es de esperar que los responsables políticos de China y de otros lugares lleguen a reconocerlo. 


*Fuente: National Review. Por Chelsea Follett: Es analista de políticas en el Centro para la Libertad y la Prosperidad Globales del Instituto Cato y editora en jefe de HumanProgress.org.

_____________

 CULTURIZ.AR   MEDIOS 

« ANTERIOR
SIGUIENTE »

Sugerimos la siguiente lectura:

El desafío de retomar la rutina escolar ⎪ Por Yanina Cossime