NOTICIAS
aborto

728x90

header-ad

468x60

header-ad

Canadá. Cuanto más legal es la eutanasia, más mata sin razón ⎪ CULTURIZAR MEDIOS

El informe del Ministerio de Salud de Canadá muestra que la nueva ley de 2021 aumenta drásticamente las muertes, al reducir la edad promedio.

Según el reporte oficial del Ministerio de Salud de Canadá, más de 10 mil ciudadanos en ese país murieron por eutanasia en 2021. Diez veces más que hace cinco años.

La cifra ha crecido un 32% en sólo un año y esto confirma que, una vez implantada, la eutanasia y el llamado "suicidio asistido" se convierten en normas sociales aceptadas, casi en deberes, para quienes sufren o han perdido las ganas de vivir.

Fuente: IFN*


Según el informe, el 36% de los que obtuvieron la eutanasia el año pasado se consideraban una carga para familiares y amigos, mientras que más de 1.700 sufrían aislamiento y soledad. Motivado, es decir, más por causas sociales y psicológicas que por enfermedad. Como tristemente lo hiciera el director francés Jean-Luc Godard (1930-2022) en los últimos días.


Los detalles del documento difundido por el ministerio canadiense son, además, reveladores: muestran lo que podría pasar en cualquier otro país, si se legalizaran ciertas prácticas.

Canadá introdujo la eutanasia y el 'suicidio asistido' en 2016. Inicialmente, el acceso estaba restringido a pacientes con enfermedades terminales, pero en 2019 el Tribunal Superior de Quebec declaró inconstitucional el límite y, como resultado, en 2021 el gobierno federal extendió a los pacientes que no terminan lo que, con un eufemismo, se ha llamado "asistencia médica al morir". La legislación de 2021 también eliminó algunas salvaguardas, como el período de espera de evaluación de diez días antes de la cirugía y la obligación de ofrecer la alternativa de cuidados paliativos. A partir del próximo año extenderá también la "buena muerte" a los pacientes que padezcan únicamente enfermedades mentales.

Pero un país verdaderamente compasivo debería ofrecer algo más que una inyección letal a los enfermos y solitarios. En cambio, dice el informe, 31.664 personas han sido asesinadas de esta manera desde que se introdujo la ley en 2016.

Estas cifras, comparadas con las del año pasado (10.064), indican un crecimiento de apenas diez veces respecto a 2016 (1.018) y suponen el 3,3% de todas las muertes registradas en Canadá en 2021. La cifra varía según las zonas geográficas, pero casi una de cada veinte muertes en la Columbia Británica ahora ocurre a través de la eutanasia.

El "suicidio asistido" permitido por la ley se produce mediante la autoadministración de fármacos letales, pero es una práctica rara: solo siete casos en 2021. En cambio, casi todos los pacientes son asesinados directamente por un médico o una enfermera. Son tanto hombres (52,3%) como mujeres, y la edad media es de 76,3 años: 77 para las mujeres y 75,6 para los hombres.


La extensión de la eutanasia a los enfermos no terminales prevista por la ley de 2021 la permite si los enfermos padecen una enfermedad definida como "incurable" o si están discapacitados y sufren tanto psíquica como físicamente. 219 personas que fueron sacrificadas el año pasado no tenían enfermedades terminales. Como esto solo fue posible a partir de junio de ese año, los datos del informe se refieren solo a un semestre y, por lo tanto, es fácil predecir que los casos, al menos, se duplicarán.


La edad media de los pacientes no terminales que han recurrido a la eutanasia es de 70,1 años, más de seis años menos que la edad media de los pacientes terminales. El 37% de estas muertes corresponden a personas de entre 18 y 64 años, mientras que para los enfermos terminales la cifra es muy inferior, menos de la mitad (16,7%). Es decir, cuanto más se liberaliza la eutanasia, más jóvenes son sus víctimas.

La causa más común de angustia, para pacientes terminales y no moribundos, es la pérdida de la capacidad de participar en actividades significativas (86,3%). Más de 3500 de ellos dijeron que sentían una carga para la familia, los amigos o los cuidadores y (como se mencionó) más de 1700 sufrían de soledad y aislamiento.

Solo el 4% de las solicitudes de muerte asistida fueron denegadas porque no cumplían los criterios necesarios, mientras que alrededor del 2% de las personas que la solicitaron inicialmente cambiaron de opinión o simplemente fallecieron antes por causas naturales.

La patología más frecuente entre los enfermos terminales es el cáncer (65,6%), mientras que entre los no terminales existen enfermedades neurológicas como la demencia o el alzhéimer. La experiencia de Canadá, aunque breve, aún confirma que, una vez que se ha introducido la eutanasia o el "suicidio asistido", los límites establecidos inicialmente se van eliminando gradualmente, el número de víctimas aumenta y es difícil volver atrás. Lo mismo sucedió en Bélgica y los Países Bajos.


*Fuente: International Family News - Italia. Por Angelo Bottone. Septiembre 2022.


_____________

 CULTURIZ.AR   MEDIOS 

« ANTERIOR
SIGUIENTE »

Sugerimos la siguiente lectura:

¿Es prudente hablar de todo con los chicos? ⎪ Por Yanina Cossime