NOTICIAS
aborto

728x90

header-ad

468x60

header-ad

Extremista pro-aborto se une a la Corte Internacional de Justicia ⎪ CULTURIZAR MEDIOS

NUEVA YORK, 17 de noviembre (C-Fam) La profesora de derecho y absolutista del aborto Sarah Cleveland obtuvo un gran apoyo de la Asamblea General de la ONU y del Consejo de Seguridad para desempeñar un mandato de nueve años en la Corte Internacional de Justicia. Esto a pesar de un gran esfuerzo provida para mantenerla alejada. 

El presidente Biden había seleccionado previamente a Cleveland para que fuera su principal asesora legal en el Departamento de Estado de Estados Unidos, un esfuerzo que fue frustrado por grupos provida que advirtieron a los senadores republicanos sobre el extremismo abortista de Cleveland mientras ella formaba parte del Comité de Derechos Humanos de la ONU. 

Fuente: C-FAM*


En ese Comité en 2018, Cleveland y sus colegas redactaron una controvertida decisión conocida como Observación General 36 que situaba el aborto como un derecho humano internacional bajo la cláusula del “derecho a la vida” del tratado sobre el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP). 

Cabe señalar que Cleveland y sus colegas no tienen la autoridad para cambiar los tratados de legislación vinculante. Lo hicieron de todos modos, a pesar de que el PIDCP no menciona el aborto. 

La adopción de la Observación General 36 ha dado impulso al órgano de seguimiento del tratado para presionar a todos los países que son parte del PIDCP para que despenalicen el aborto. 

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), en la que ahora formará Cleveland, es el principal órgano judicial de la ONU con sede en La Haya. El Tribunal fue establecido en 1945 y está compuesto por 15 miembros. La Corte está diseñada para resolver disputas legales entre estados miembros y ofrecer opiniones consultivas a los órganos de la ONU. 

Los expertos legales esperan que Cleveland utilice su posición en la Corte para promover el aborto y los derechos LGBTIQ+ en países con leyes que prohíben el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo. 

Los países nominaron nueve candidatos para cinco vacantes a la Corte Internacional. Según los procedimientos de la ONU, se llevaron a cabo votaciones simultáneas tanto en la Asamblea General como en el Consejo de Seguridad. La primera votación en la Asamblea General fue concluyente: cinco candidatos recibieron una “mayoría absoluta”, la requerida 97 de 193. Cleveland recibió la segunda votación más alta: 135, sólo superada por el candidato de México. En el Consejo de Seguridad, la votación requirió cinco votaciones antes de que fuera concluyente. No se aplica ningún derecho de veto a las elecciones. Las votaciones en ambas cámaras fueron secretas


A pesar de recibir los votos necesarios para la Corte, un tercio de los Estados miembros de la ONU no apoyaron a Cleveland. El mes pasado se distribuyó entre los Estados miembros una petición que la impugnaba, firmada por más de 350 organizaciones provida de más de 80 países. 

La petición advertía que Cleveland es una “globalista pro-aborto y un activista judicial” que “cree que los tratados internacionales son instrumentos vivos” y que “los expertos internacionales pueden fabricar nuevas obligaciones de derechos humanos independientemente de lo que decidan las naciones soberanas”. 

Las organizaciones provida creen que las obligaciones internacionales creadas por los juristas “superarían cualquier decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos o de cualquier tribunal nacional en cualquier parte del mundo”. 

La Casa Blanca respondió a las críticas publicando una declaración de apoyo del presidente Biden a principios de noviembre. “Apoyo firmemente la candidatura de la profesora Sarah Cleveland para formar parte de la Corte Internacional de Justicia... Cleveland, una talentosa académica y practicante del derecho internacional, está comprometida con los principios que han estado durante mucho tiempo en el corazón de la Corte: independencia judicial, rigor y humanidad”. 

Cleveland se unirá oficialmente a la Corte en febrero de 2024. Otros miembros electos incluyen a la jueza Hilary Charlesworth (Australia), que fue reelegida para un segundo mandato, Bogdan-Lucian Aurescu (Rumania), Juan Manuel Gómez Robledo Verduzco (México) y Dire Tladi ( Sudáfrica). 


*Fuente: C-FAM. Por Por Lisa Correnti. C-FAM es El Centro para la Familia y los Derechos Humanos (The Center for Family and Human Rights).

_____________

 CULTURIZ.AR   MEDIOS 

« ANTERIOR
SIGUIENTE »

Sugerimos la siguiente lectura:

El desafío de retomar la rutina escolar ⎪ Por Yanina Cossime