NOTICIAS
aborto

728x90

header-ad

468x60

header-ad

La paz de la paternidad ⎪ CULTURIZAR MEDIOS


La crianza de los hijos es pacífica en el sentido más profundo del término, que es cuando nos comprendemos, abrazamos, amamos y encontramos alegría unos en otros como un regalo. 

Al enfatizar la paz de la paternidad, podríamos proporcionar un correctivo útil a la narrativa cultural predominante que ve la empresa con tanta ambivalencia. Si bien las nociones familiares de crianza como feliz, gratificante, estresante o intensa nos dicen algo, no captan toda la historia. 

Fuente: The Public Discourse* 


¿Cómo es ser padre y qué nos puede enseñar? En mi propia vida, las preguntas que alguna vez me parecieron abstractas rápidamente tomaron la forma de una experiencia inmersiva: tengo dos hijas gemelas de dieciocho meses y una tercera en camino en octubre (...). La paternidad está llena de sorpresas, pero me ha sorprendido cómo he llegado a entenderla como algo fundamentalmente pacífico. 

La paz no es lo primero que la gente suele asociar con la crianza de los hijos. Según una encuesta de Pew a principios de este año, la mayoría de los padres describen la crianza de los hijos como "gratificante" o "agradable", pero un número significativo también la encuentra "agotadora" y "estresante". Estos hallazgos reflejan la lente de costo-beneficio a través de la cual el mundo moderno tiende a ver la paternidad: una prueba generalmente agotadora que impone restricciones y cargas terribles, mientras que ocasionalmente proporciona momentos de felicidad. En muchos sentidos, nuestros desafíos sociales y políticos más urgentes: disminución de las tasas de natalidad y formación de familias; sentimientos generalizados de aislamiento y ansiedad—son los productos inevitables de una fijación cultural sobre los costos de la paternidad. 


No soy inmune al razonamiento de costo-beneficio (especialmente cuando compro pañales para gemelos), pero ahora me doy cuenta de que descuida la verdad central de que ser padre es esencialmente pacífico por naturaleza. Es pacífico, no en el sentido contemporáneo de estar libre de discordia (¿mencioné gemelos?). Más bien, la crianza de los hijos es pacífica en el sentido más profundo del término, que es cuando nos entendemos, abrazamos, amamos y encontramos alegría unos en otros como un regalo. 

En muchos sentidos, nuestros desafíos sociales y políticos más urgentes: disminución de las tasas de natalidad y formación de familias; sentimientos generalizados de aislamiento y ansiedad—son los productos inevitables de una fijación cultural sobre los costos de la paternidad.

Al enfatizar la paz de la paternidad, podríamos proporcionar un correctivo útil a la narrativa cultural predominante que ve la empresa con tanta ambivalencia. La relación entre la paz y la paternidad no era obvia para mí antes de tener hijos, y creo que lo mismo es cierto para otros jóvenes que podrían estar reflexionando sobre las preguntas con las que comencé. Si bien las nociones familiares de crianza como feliz, gratificante, estresante o intensa nos dicen algo, no captan toda la historia. 


Paz. 

En nuestra era secular, la paz a menudo se define en términos negativos de lo que falta o falta, como la ausencia o el final del conflicto. En este relato, la paz en el ámbito público significa libertad de disturbios civiles, mientras que dentro de nuestras mentes significa libertad de pensamientos o emociones perturbadoras. En este último sentido, la opinión de Agustín de que la paz es “la tranquilidad del orden” encuentra ecos débiles y distorsionados en el énfasis moderno en la subjetividad y el análisis psicológico. 

Pero hay una dimensión espiritual más profunda de la paz que creo que la experiencia de ser padre ayuda a ver más claramente. Podríamos considerar la palabra hebrea shalom , un término integral que abarca los aspectos positivos de las relaciones florecientes, no solo la ausencia de hostilidad. También podríamos notar que en la misa católica, justo antes de que los feligreses se ofrezcan unos a otros un signo de paz, se les recuerda que Jesús dijo a sus apóstoles: “La paz os dejo, mi paz os doy”. Lejos de una instrucción para retirarse a la soledad, se entiende como una afirmación de que la verdadera paz es un don de Dios, algo positivo y relacional que nos permite abrirnos unos a otros y establecer nuevas conexiones. 

Si cada vez más dejamos de ver la paz como algo positivo y orientado hacia los demás, entonces no la asociaremos con la paternidad.  


Este modelo de paz también funciona como una descripción básica de la crianza de los hijos. Más que cualquier otra experiencia, ser padre nos abre a una nueva vida y profundiza las relaciones existentes dentro de nuestras familias: esposos y esposas se vuelven más cercanos, los abuelos ven a los niños convertirse en padres. También nos anima a honrar y deleitarnos en algo fuera de nosotros mismos. Creo que nuestra incapacidad para ver la paz en su sentido más pleno como apertura al don de Dios en los demás está relacionada con las crecientes dudas culturales sobre la paternidad. Si cada vez más dejamos de ver la paz como algo positivo y orientado hacia los demás, entonces no la asociaremos con la paternidad. Y en la medida en que veamos la paternidad como algo desalentador y aislador, como cualquier cosa menos pacífica, será cada vez más difícil animar a los jóvenes a formar sus propias familias. 


Regalo. 

Contrariamente al enfoque moderno sobre los costos de la crianza de los hijos, he aprendido a través de ser padre que el verdadero significado de la paz es la condición en la que nos entendemos unos a otros como un regalo. Por supuesto, existe una rica tradición bíblica de ver a los niños como un regalo o una recompensa de Dios. En términos más generales, esto está relacionado con la visión judía, cristiana e islámica de que la creación en sí misma es un regalo; no autónomo, sino creado ex nihilo , de la nada, en una expresión libre del amor de Dios que es imposible para nosotros corresponder. En este sentido, la creación es un regalo en sí mismo, un regalo que señala una relación y un regalo que ejemplifica a sus destinatarios. Algo similar ocurre con el vínculo padre-hijo, y esto influye en la crianza de los hijos de tres maneras importantes. 

Primero, la categoría de regalo destaca que la crianza implica un intercambio recíproco incluso dentro del contexto de una relación altamente asimétrica. Los padres brindan tiempo, cuidado y amor a sus hijos, quienes son totalmente dependientes y aparentemente incapaces de corresponder. Sin embargo, los padres también saben que los niños ofrecen regalos recíprocos en forma de risas, sonrisas, alegría y amor. Este tipo de intercambio recíproco no se puede expresar en términos económicos, pero es una parte profunda de la relación padre-hijo. 

Otras publicaciones:



En segundo lugar, cuando definimos la paz como entendernos unos a otros como un don, se sigue que damos una parte de nosotros mismos al receptor. Un filósofo aristotélico podría describir esto como que la causa imparte algo de sí mismo al efecto. Por analogía, un padre reconoce que dar una parte de sí mismo a un hijo —acogerlo, atesorarlo y amarlo— es imbuir al hijo de algo de su propio carácter. Puede que sea cierto que los padres modernos exageran el impacto de sus esfuerzos, pero sigo atesorando el tiempo que comparto con mis hijos precisamente porque su utilidad no se puede medir. El tiempo, el cuidado y la atención median y dan significado a la relación padre-hijo. 

Tercero, la categoría de regalo nos recuerda abrazar lo que recibimos de nuestros hijos. Como lo demuestran las redes sociales, es muy fácil celebrar las partes placenteras de la crianza de los hijos, las ocasiones convenientemente fotogénicas en las que el viaje a la playa sale perfectamente según lo planeado. Pero, ¿qué pasa con los momentos menos glamurosos? Como observó el escritor de Public Discourse Nathanael Blake: “Cambiar un pañal no es tan difícil. Hacerlo en la oscuridad a las 3:30 a.m. después de unas pocas semanas de no dormir más de noventa minutos seguidos, mientras me gritaban, es la parte difícil”. Como tantos otros, he aprendido que aceptar las partes difíciles de la crianza de los hijos resulta no ser tan difícil después de todo; es una función natural de la paz de la paternidad, de encontrar alegría en lo que nos llega de nuestros hijos, en todas sus formas gloriosamente desordenadas.

Un padre reconoce que dar una parte de sí mismo a un hijo —acogerlo, atesorarlo y amarlo— es imbuir al hijo de algo de su propio carácter. 

Alegría. 

Hasta ahora, he sugerido que la paz no es solo la ausencia de conflicto, sino algo positivo, un estado en el que nos abrimos a la nueva vida de la que somos responsables y que se nos presenta de una manera única. Además, el otro aspecto de la paz que he llegado a apreciar a través de la crianza de los hijos es que se caracteriza por relaciones alegres. En su excelente diccionario de filosofía escolástica, Bernard Wuellner define la paz interna como “la calma y la alegría del alma en su amor por un bien poseído sin más esfuerzo intenso o incertidumbre”. En lo que respecta a la crianza de los hijos, agregaría que la paz no es simplemente un estado interno, sino algo que mira hacia el exterior, orientado hacia los demás. 

Que la crianza de los hijos es alegre puede no parecer una gran revelación. Por otro lado, los padres a menudo se ven acosados ​​y sienten pánico. Aunque la crianza de los hijos es estresante, da lugar a relaciones alegres en las que nos sentimos fundamentalmente en paz porque no tenemos miedo ni distracciones, ya no luchamos por cosas inalcanzables ni nos preocupamos por preocupaciones triviales. Como dijo Wuellner, no hay necesidad de “esfuerzo o incertidumbre más intensos”. Michael Oakeshott señaló que el juego de un niño es alegre porque “no tiene un propósito ulterior, no se busca ningún otro resultado; . . . no es un esfuerzo por lo que uno no tiene.” Lo mismo podría decirse de la paternidad en sí, de amar y atesorar a nuestros hijos por lo que son y no por el valor o la utilidad de lo que pueden ofrecer. 

Hoy en día, a menudo parece que la crianza de los hijos se ve de la misma manera que algunos historiadores han visto la historia: una cosa tras otra. Un obstáculo más a superar; un fuego más que apagar. Pero mi propia experiencia me ha enseñado no solo que la paz es (quizás sorprendentemente) fundamental para la crianza de los hijos, sino que la crianza en sí misma nos ofrece una visión positiva de la paz para habitar: la oportunidad de abrazarnos, amarnos y encontrar alegría unos en otros como un regalo. 


*Fuente: The Public Discourse. Por Jamie Boulding. Junio 2023. Katy Faust es la fundadora y directora de la organización de derechos de los niños, Them Before Us. Es la líder de CanaVox en el estado de Washington y actualmente aparece en una serie de videos llamada Dear Katy. 

_____________

 CULTURIZ.AR   MEDIOS 

« ANTERIOR
SIGUIENTE »

Sugerimos la siguiente lectura:

¿Es prudente hablar de todo con los chicos? ⎪ Por Yanina Cossime