NOTICIAS
aborto

728x90

header-ad

468x60

header-ad

MUJER: Adelina Fronea: De su crisis de embarazo a la creación de una organización de apoyo PROVIDA en Rumania ⎪ CULTURIZAR MEDIOS -

De tener un aborto a crear la organización Life Call que ofrece ayuda a las madres para superar la crisis del embarazo. 

Adelina Fronea tuvo un aborto cuando tenía 19 años. Dio su primer testimonio en el evento Babies Go to the European Parliament, una iniciativa de 2019 de Alexandra Nadane. Desde entonces, ha sentido la necesidad de hacer más, de hacer algo concreto. Así nació la organización Life Call, que no solo promueve el valor de la vida, sino que también apoya el nacimiento de los niños, a través de la ayuda que ofrece a las madres para superar la crisis del embarazo. 

Fuente: Știri pentru viață*


Adelina Fronea es psicoterapeuta. Renunció como Directora de Recursos Humanos en una empresa con más de mil empleados para crear Life Call. Otra de las labores que ha emprendido en los últimos años ha sido la realización de un ciclo de conferencias titulado "Por qué esperar", en el que explica a los jóvenes por qué es mejor no iniciar su vida sexual antes del matrimonio.


¿Cuándo y por qué empezaste LifeCall?

Adelina Fronea: LifeCall se fundó en noviembre de 2019. Es una iniciativa que tardó unos cinco años en materializarse. Al principio, tenía una carrera diferente e intereses ligeramente diferentes. Estaba trabajando en el ámbito empresarial, era el Director de Recursos Humanos en una empresa con más de 1200 empleados y no necesariamente iba a comenzar un proyecto así, aunque siempre me sugirieron que sería adecuado para él.

Me resistí a la idea hasta 2018, cuando sucedió algo lo suficientemente fuerte en mi vida como para darme cuenta de que no estoy multiplicando adecuadamente mis talentos. Fue un tiempo en el que supe y sentí que mi camino era diferente y que era el momento de ayudar a las mujeres en el embarazo. Hubo un momento como, "¡Dios, hágase tu voluntad, no la mía!", y yo "me tiré".


¿Qué tipo de actividades realiza?

Adelina Fronea: Además de actividades de promoción, asistencia a congresos o talleres educativos en colegios, también ofrecemos asesoramiento psicológico a mujeres en crisis de embarazo, asistencia social, ayuda material y económica según sus necesidades, así como información sobre los nueve meses embarazo y lo que las futuras madres pueden esperar después de dar a luz.


¿Qué es lo más impactante que te dijo una de las personalidades entrevistadas sobre el tema pro-vida?

Adelina Fronea: Creo que cada uno tuvo algo que me conmovió profundamente y que fortaleció mi idea de que el camino que tomé es el más adecuado.

Si tuviera que elegir lo más importante que alguien me dijo en una entrevista, sería lo que me dijo el Dr. Andreas Vythoulkas: “La vida es un regalo de Dios. Desde mi punto de vista, las cosas son bastante simples, solo que muy a menudo tratamos de hacerlas más complicadas, dependiendo de cómo las queramos presentar. Desde el momento en que tenemos un embrión, desde ese momento tenemos vida. Desde las dos primeras células, desde el momento en que se forma el embrión, tenemos vida”.


Además de la promoción, ¿ofrecen apoyo concreto? ¿Cuántos niños has salvado del aborto?

Adelina Fronea: Asumimos la parte de promoción para ayudar a fortalecer una cultura de amor y vida y fortalecer la credibilidad de LifeCall. Es un tema polarizante y es importante que la gente tenga confianza en que lo que hacemos realmente merece una atención especial y no ignoramos ninguno de los aspectos importantes.

El apoyo concreto que brindamos difiere de un caso a otro. Hay algunas mujeres que solo necesitan asesoramiento psicológico para superar la fase de crisis emocional y ver claro cuál es el camino natural. Hay otras mujeres que necesitan ayuda material y/o económica además de asesoramiento y nosotras se lo ofrecemos. Por no hablar de las pruebas médicas, consultas y demás cosas que también pueden alargar bastante la lista de gastos.

El trabajo operativo de LifeCall comenzó en la primavera de 2021, de alguna manera en medio de una pandemia. Hasta entonces, hemos resuelto qué queremos hacer y cómo, y hemos recaudado donaciones para comenzar a implementar nuestros proyectos y apoyar a las mujeres embarazadas. Los primeros casos aparecieron en marzo de 2021. Hasta el momento sabemos de tres bebés que nacieron como resultado de nuestras intervenciones directas y tres más que están en camino de nacer.


Por qué digo que sabemos de ellas… porque siguiendo los materiales difundidos conocemos mujeres que superaron la crisis del embarazo con solo mirarlas y seguirnos en las redes sociales. Así que no sabría dar un número exacto. Pero me alegro cuando recibo información o mensajes de que después de ver una entrevista o una conferencia, optaron por quedarse con el bebé y gracias por eso. Una de las madres ahora está esperando su segundo bebé. ¡Mira qué importante es la palabra: porque puede construir o destruir!


¿Qué nos puede decir acerca de las madres embarazadas? Algunas de las personas con las que hablas no pueden elegir la vida de sus hijos. ¿Cuales son las razones?

Adelina Fronea: Aquellos que acuden a nosotros 1 o 2 días antes de la cita de aborto son bastante difíciles de volver a encarrilar. Sus corazones ya son demasiado duros. O entran en una visión de "túnel", llegan a creer que sólo hay "una opción", que es el aborto.

O, ese es el problema. Que la sociedad o cultura en la que vivimos, que lamentablemente es una cultura del egocentrismo, nos envía, a través de diversos medios, el mensaje de que hay “una opción” cuando nos enfrentamos a una crisis de embarazo. Y esta "única opción" es invariablemente el aborto.

Este es exactamente el mensaje de LifeCall y del movimiento pro-vida en general. El mensaje es que, por un lado, hay más de una “opción”, aunque el miedo o la presión de los demás o la presión cultural y mediática parezcan llevarnos.


A través de LifeCall ofrecemos a las mujeres la opción de elegir la vida, tanto a través de asesoramiento como de apoyos concretos, como hemos demostrado. Por otro lado, la “opción” que suele presentarse como la “única opción” tiene muchos costos ocultos, de los que no se habla, y, más allá de la muerte del feto o del niño, puede tener consecuencias dramáticas incluso para las mujeres: depresión, síndrome de cumpleaños e incluso suicidio.

Si pensamos las cosas con la mente fría, o las sentimos con el corazón cálido, veremos que la única opción es en realidad esta: elegir la vida para nuestros hijos. El interés de la mujer embarazada no puede separarse, en modo alguno, del interés del hijo.

Las principales razones por las que las mujeres terminan por no elegir la vida son: amenazar a su pareja para que las deje, amenazar a sus padres para que no las apoyen y avergonzarse si dan a luz, especialmente por ser demasiado jóvenes o solteras, privaciones materiales y económicas, carrera profesional, ambiente violento. , miedo a ser padre.


Cuéntanos un poco sobre la psicología de la crisis del embarazo. ¿Cómo le hablamos a una mujer en esta situación? ¿Cómo calmarla?

Adelina Fronea: En primer lugar, una mujer en crisis de embarazo se enfrenta a un miedo muy fuerte de no poder hacer frente a las circunstancias de la vida: el enfado de su pareja si se entera (sobre todo si no quiere un hijo), el enfado de sus padres que le han dicho en innumerables ocasiones que solo se puede tener un hijo si se está casada con la persona adecuada), carencias económicas y materiales o una carrera que debe dejar en suspenso.

Bueno, su imaginación le empieza a jugar malas pasadas, y las historias de lo que pudo haber sido peor la han llevado a la desesperación, por lo que piensa que si aborta, se librará de su estado emocional, que ya no puede administrar.

De hecho, la mujer actualmente experimenta un sentimiento de soledad e inseguridad. Solo pensando que podrá ser victimizada por quienes la rodean, en un contexto de baja autoestima, no cree que pueda hacer frente o manejar lo que imagina que sucederá.


Por tanto, el primer paso para aconsejar o apoyar a una mujer en crisis de embarazo es, a través de la conversación con ella, transmitirle apoyo, seguridad y confianza, y luego, paso a paso, anclarla en la realidad y en lo que es posible, más allá de las circunstancias. Mostrémosle que no está sola, que tendrá un apoyo concreto durante y después del embarazo. Este es un factor crítico que pende de manera decisiva en la balanza y, por regla general, puede inclinar la balanza en la dirección de la elección natural: la vida.

Solo entonces podremos hablar de su embarazo, del bebé que crece en su vientre. Solo así podemos hacer planes. Hasta que brindemos seguridad y consuelo emocional, cualquier esfuerzo puede fallar.

Si se supera este umbral, ella podrá conectarse con el hecho de que en su vientre no solo hay un "producto de la concepción" o algo que le produce náuseas y mareos, y que allí, en su vientre, apareció una vida, un niño, un ser humano vivo. ¿Quién es su bebé?

En casos extremos, si el corazón de una mujer no regresa, podemos mostrarle, de manera muy concreta, cuáles son las consecuencias que puede tener el aborto en ella, porque es claro que la mujer no es consciente que es madre y no está interesada las consecuencias que el aborto puede tener en el niño, es decir, el hecho de que pierda la vida. Sin embargo, tal enfoque es arriesgado, porque puede destruir el canal de comunicación con esa mujer y no lo recomiendo.

La misión de asociaciones como LifeCall, que también brinda apoyo material a mujeres embarazadas durante el embarazo y dos años después del nacimiento de un hijo, es muy importante y, al mismo tiempo, las ayuda a reconstruir sus vidas y encontrar un trabajo para que puedan puede cuidar de ella y del bebé.


¿Y cómo superamos nuestros propios límites en primer lugar? Algunos tienen miedo de entrar en la intimidad de una persona o tienen que hacer un gran esfuerzo para movilizarse para estar con alguien.

Es cierto, y algunos dicen que "es una elección de cada uno" y que "no tenemos que interferir nosotros". 

Pero, por otro lado, si estuviéramos pasando por una crisis así, si estuviéramos en un momento de crisis y a la deriva, ¿querríamos que los demás se apartaran y evitaran ayudarnos?


Creo que toda mujer desearía tener a su lado, en un momento así, a alguien dispuesto a escucharla y a decirle una palabra amable. Y más allá de la tormenta emocional de la crisis del embarazo, creo que toda mujer quiere oír que se le apoya y se le sostiene y de escuchar la verdad: que dentro de ella ha nacido una nueva vida, que hay un ser humano.

El vínculo emocional entre la madre y el hijo comienza a desarrollarse desde el momento de la concepción, pero debido a la presión de los compañeros y las emociones, o a los miedos e impulsos conflictivos, o a la falta de experiencia, una mujer puede no ser inmediatamente consciente de ello. Al reforzar el hecho de que un niño, un ser humano único e irrepetible, ha nacido en el vientre de una mujer, estamos de hecho reforzando una verdad natural que Dios mismo ha puesto en el corazón de la mujer.


Así que no hay que tener miedo de estar al lado de una mujer en crisis de embarazo, si al hacerlo podemos ayudar no sólo a la madre, sino también al bebé, salvando su vida. Más allá de eso, es nuestro deber expresar, cuando tengamos la oportunidad, dos verdades fundamentales: que un niño es un ser humano único e irrepetible, desde el momento de la concepción, y que los intereses de la madre no pueden separarse en modo alguno de los del niño. Lo que decimos, de hecho, es que no hay sólo "una opción", que es el aborto. Y que la elección correcta está a nuestro alcance: Dios nos ha dado o nos dará, independientemente de las circunstancias, el poder y los recursos para elegir la vida.


¿Por qué cree que el aborto permanece tan profundamente enterrado en la historia de las familias y las mujeres no hablan de él? ¿Cómo podemos convencerlas de que hablen, para que su testimonio llegue a otras mujeres en situaciones similares?

Desgraciadamente, el comunismo ha arraigado en la sociedad rumana una mentalidad favorable al aborto. Recordemos que el primer régimen del mundo que legalizó el aborto "a demanda" sin ninguna restricción fue el régimen bolchevique de Rusia en 1920. La legislación más liberal y "progresista" sobre el aborto fue introducida en la historia del mundo por los bolcheviques.


El primer régimen que legalizó el aborto "a demanda" en Rumanía fue el de Gheorghiu-Dej en 1957, durante la época estalinista, en un momento en que el aborto seguía estando prohibido en Occidente. Occidente, el "mundo libre", se distinguió por insistir en mantener la moral clásica que designaba el aborto como delito hasta los años 70.

En Rumanía, más de 20 millones de niños han sido víctimas del aborto desde 1957 (año de la "liberalización" estalinista) hasta hoy. Así que, una vez más, la población de Rumanía. Seguimos siendo uno de los 10 primeros países de Europa en cuanto a tasas de aborto, según la Organización Mundial de la Salud.

Así que el aborto es un gran trauma para muchas mujeres y familias en Rumanía - probablemente la mayoría de las familias en Rumanía tienen historias de aborto en su pasado. Estas historias permanecen enterradas precisamente porque son traumas, y tienen consecuencias dramáticas, como demuestran muchos casos que conocemos, tanto para las mujeres como para las familias.

No es fácil animarse y hablar públicamente de estas historias, que a menudo son desgarradoras. Sin embargo, los testimonios de las mujeres que han vivido estas situaciones son muy importantes. En primer lugar, porque demuestran que estas mujeres han cambiado de opinión y se arrepienten del aborto, y a menudo se involucran en el movimiento #Provida precisamente por el deseo de corregir de alguna manera el mal hecho en el pasado. En segundo lugar, porque describen las #consecuencias que el #aborto puede tener en las #mujeres y las #familias: algunas mujeres dicen que no hay un día que no piensen en el #hijo que habrían tenido y lamenten la mala decisión que tomaron. Otras cuentan que decidieron #abortar bajo la presión de su pareja o marido y que luego rompieron y perdieron tanto al niño como la relación. En tercer lugar, estos testimonios pueden animar positivamente a otras mujeres a elegir la vida; por ejemplo, hay testimonios de mujeres que, tras una primera mala elección, se arrepintieron y eligieron la vida para sus siguientes hijos.

Testimonios como este nos dan la dimensión humana del aborto y nos muestran que, aunque todos podemos fallar en algún momento, podemos levantarnos y elegir la vida, ayudando a otros a elegir la vida.


El tema de la Marcha por la Vida de este año es "Igualdad, equidad y apoyo, desde el primer segundo y durante toda la vida". ¿Qué reflexión le produce esto?

El tema de la #MarchaPorLaVida de este año nos recuerda, por un lado, la verdad fundamental de que cada niño es un ser único e irrepetible desde el primer segundo.

Por otra parte, la vida es algo extremadamente frágil, sobre todo en una sociedad como la nuestra, que desgraciadamente está bajo los efectos de una guerra destructiva, una guerra cultural ante todo, desgraciadamente dirigida contra la #vida. Por lo tanto, sostener la vida no es posible sin un apoyo concreto: #emocional, #psicológico, #espiritual, pero también material.

Para una mujer, la idea de que no está sola, de que se le ayudará a completar su #embarazo, a criar a su hijo en los primeros años, a encontrar un trabajo, puede ser a menudo el factor decisivo. Al eliminar los mayores temores de algunas mujeres, que a menudo son muy mundanos, sobre el mañana, también eliminamos el mayor obstáculo para elegir la vida.

Al #donar a estas áreas o causas verdaderamente vitales, podemos literalmente ayudar a salvar o mejorar sustancialmente #vidas. Por ejemplo, al apoyar la labor de los centros de asesoramiento, ayudamos a salvar la vida de los niños y a mejorar la de las madres solteras o las #familias.


¿Cuál fue el programa de Life Call en el #MesDeLaVida 2022?

Durante el Mes de la Vida, LifeCall llevó a cabo una campaña en la web y en las redes sociales sobre la importancia de apoyar la vida y de implicarse de forma concreta en el apoyo a las mujeres en crisis de #embarazo. El punto culminante de marzo fue la Gala LifeCall - "Por amor a la vida", celebrada por Buna Vestire en el Restaurante Herăstrău de Bucarest.

Agradecemos a todos los que nos acompañaron en la primera edición de la Gala LifeCall: el padre Vasile Ioana, Vlad Miriță, Ozana Barabancea, Monica Bîrlădeanu, Christiana Budica, Raluca Angel, Bianca Brad, Maria Natură-Miriță, Laura Lezis, Nadia Tătaru, Felix Tătaru, Dr. Andreas Vythoulkas, Ramona Cutina, Orlando Petriceanu, Andreea Medișanu Zamșa, Corina Petre, Marius Hâncu, Pavel Barsan y Camelia Boerescu Tutulan. Gracias también a todos los voluntarios de LifeCall.

Fue una velada maravillosa bajo la bendición de la Virgen, en el espíritu de la Anunciación. Aunque fue una gala íntima, los frutos del evento fueron dignos del bendito día bajo cuyos auspicios se celebró.


¿Son los rumanos pro-vida? ¿Qué más se puede hacer para aumentar la visibilidad de este tema en la sociedad y apoyar a las mujeres?

La realidad es que la sociedad rumana se enfrenta realmente a una falta de información adecuada sobre la cuestión provida y la mayoría de las veces se opta por la vía fácil, bajo la presión del entorno y las circunstancias de la vida.

En otras palabras, el #VientreDeLaMadre, en lugar de ser un lugar seguro para que el #bebé se desarrolle, se convierte en una prisión con sentencia de muerte, sólo porque en la mayoría de los casos las mujeres no tienen acceso a asesoramiento y apoyo en estas situaciones y ni siquiera saben que eso existe.

Así que lo primero que podemos hacer para apoyar a las mujeres es proporcionar información correcta sobre la vida, mostrando, como señalan Andreas Vythoulkas y tantos otros médicos, que la vida comienza en la #concepción, desde las dos primeras #células. Y, por supuesto, facilitar el acceso al asesoramiento y el apoyo en estas situaciones.

Cuando algo va mal a nivel social, esperamos que el Estado intervenga y tome medidas. Pero, ¿qué ocurre cuando el Estado no interviene -o no tiene competencias-? En estas situaciones, la responsabilidad recae en la sociedad civil, que debe implicarse y actuar. Este es el caso de las actividades provida. La sociedad civil está representada por ONGs especializadas, como las pro-vida. Y estas ONG necesitan tu contribución, tu apoyo concreto para poder cumplir su misión.

Sólo si nos implicamos mediante un apoyo concreto y apoyamos una causa de forma constante podremos lograr el cambio a largo plazo que deseamos en la sociedad.

Es una gran alegría cuando, a pesar de todas estas desafortunadas circunstancias, una madre consigue elegir la vida y traer un hijo al mundo. No hay nada como la alegría de tener un hijo en los brazos: esto es algo que nos dicen una y otra vez las madres que han superado una #CrisisDeEmbarazo.

No olvides: Una mujer que ha abortado una vez es madre, aunque nunca haya tenido un hijo.

 


*Fuente: Știri pentru viață. 
Asociația ProValori Media de Rumania.

_____________
 CULTURIZ.AR  MEDIOS 

« ANTERIOR
SIGUIENTE »