NOTICIAS
aborto

728x90

header-ad

468x60

header-ad

Educar para el éxito es enseñar a Tolerar la frustración y aceptar el fracaso ⎪ Por Yanina Cossime


Todos sabemos que la vida no siempre es justa, que a veces las cosas no salen como queremos o planificamos, que cometemos errores y que surgen imprevistos que nos sorprenden y alteran nuestros programas y propósitos. Entonces, ¿por qué educar a nuestros hijos como si nada de esto pudiera ocurrir?

Por Yanina Cossime* 
Sugerencias para favorecer relaciones saludables en la familia – parte 3


Es muy importante que los padres preparen a sus hijos para la vida real, ya que, aunque duela aceptarlo, no siempre conseguirán todo lo que anhelan en el tiempo y en la forma en que lo hacen. Esto no quiere decir, de ninguna manera, que deba educarse en la derrota o a esperar la desgracia, lo que promovería en niños y adolescentes personalidades pesimistas, inseguras, ansiosas y desesperanzadas, sino que, por el contrario, los padres deben estimular el esfuerzo y, a la vez, el desarrollo de la capacidad de tolerar la frustración y aceptar el fracaso

Es responsabilidad de los padres conducir a sus hijos en el aprendizaje de regular las emociones que genera la frustración y canalizarlas de manera positiva. Por ello, no deben tolerar pasivamente un berrinche realizado en el mercado porque el niño quiere una golosina, ni soportar la música a alto volumen en la casa porque el hijo adolescente así lo quiere. 


Además, deben enseñar que del error puede ser una lección, una instancia de aprendizaje y crecimiento, y que, como dice el dicho popular, “un tropezón no es caída”, pero si lo fuera, se deberán levantar tantas veces como han caído, reevaluar la situación y desarrollar nuevas estrategias para llevar adelante su objetivo. Por ejemplo, ante una caída aprendiendo a andar en bicicleta no deben dejar al niño que desista de seguir intentándolo, sino detenerse y alentarlo a probar una vez más, ser precisos en las instrucciones y felicitar cada logro y también el intento. Lo mismo frente a una baja nota en un examen: deberán alentar al adolescente a que exprese sanamente sus sentimientos y ayudarlo a analizar las razones que llevaron a ese resultado y a adoptar nuevas tácticas. 

Para que los niños y adolescentes desarrollen una personalidad saludable, es muy importante que los padres mantengan la proximidad emocional, y que el precio del error del hijo no sea la eliminación del vínculo, sacando el amor, como forma de castigo. Lo más apropiado es, como padre, poder decirle: “En este momento estoy enojado, hablamos luego”, pero no rechazarlo, y que en un tiempo no muy separado de la situación que provocó el enojo, se retome la conversación que se dejó en suspenso. 

Es fundamental que los padres guíen a sus hijos a conocer sus capacidades, y también sus limitaciones, tanto en lo referido a habilidades naturales como a las propias de su desarrollo, para que las aspiraciones sean coherentes a las posibilidades personales, coincidan con la realidad, y no sean desproporcionadas. Tampoco deben ubicarlos en roles y posiciones que excedan a las correspondientes a su edad, ni los carguen con sus propios sueños frustrados o aquellos que ellos quieren para sus hijos, ya que es probable que, ante las vivencias de descalificación e hiper exigencia, el niño o adolescente se sienta amenazado ante la posibilidad de ser considerado como “insuficiente, débil y poco valioso” y adoptará una conducta exigente (consigo mismo y con los demás), y descalificativa (hacia los otros, pero también, ante sus propios fracasos). Esto podría generar en el niño o adolescente una personalidad creída, una persona que se considere “el ombligo del mundo”, que exija quienes le rodean que atiendan todas sus demandas, y que estará dispuesta a hacer lo que sea necesario para conseguir ser siempre “la mejor, la primera”, o para aparentarlo. 

Tampoco debe olvidarse que los padres educan con su ejemplo, por lo que debo preguntarle: ¿cómo maneja usted sus propias frustraciones?, ¿puede aceptar sus fracasos y comenzar de nuevo con esperanza?



*  Yanina Cossime es esposa, madre, profesora, estudiante de Orientación Familiar y referente de Padres de Pie, agrupación que trabaja por una educación que respete los derechos fundamentales de los niños y sus familias.
padresdepie@gmail.com / https://www.facebook.com/padresdepie.educacion



Bibliografía: 

ALMARIO, J. (2015) Una mirada existencial de la Adolescencia. Bogotá: Ediciones SAPS. 

DEL RÍO, G. Y FRIEDA MUÑOZ, B. (2019). TQM, pp. 29-53. Material de clase. Materia Estructura de la personalidad. Licenciatura en Orientación Familiar. Instituto de Ciencias para la Familia. Universidad Austral. Pilar, Argentina, 2021.

MARTÍNEZ ORTIZ, E. (2011). Los modos de ser inauténtico. Bogotá: Manual Moderno. 

MARTÍNEZ ORTIZ, E. (5/12/2019). Webinar Fortalecer la personalidad de nuestros hijos. Recuperado de https://youtu.be/DX6914NEtkQ el 30/03/2021.

MILLON, T. (1985). La personalidad y sus trastornos. Barcelona: Editorial Martínez Roca. 

 


(Sugerencias para favorecer relaciones saludables en la familia – parte 1)
(Sugerencias para favorecer relaciones saludables en la familia – parte 2)
(Sugerencias para favorecer relaciones saludables en la familia – parte 3)
(Sugerencias para favorecer relaciones saludables en la familia – parte 4)


_____________

 CULTURIZ.AR  MEDIOS 
« ANTERIOR
SIGUIENTE »