NOTICIAS
aborto

728x90

header-ad

468x60

header-ad

Roberta Metsola, candidata antiaborto a la presidencia del Parlamento Europeo ⎪ CULTURIZAR MEDIOS

La eurodiputada maltesa Roberta Metsola es la única candidata a la presidencia del Parlamento Europeo y está agitando el debate sobre un tema que no es de competencia europea pero que cada vez cobra más importancia en la Eurocámara. 

Es una rutina que tradicionalmente se desarrolla sin sobresaltos en el hemiciclo europeo en el ecuador del mandato de los eurodiputados: las negociaciones para redistribuir los puestos de responsabilidad manteniendo el sutil equilibrio entre los grupos políticos.

Pero este año se está gestando una polémica desde hace varios días: la candidata y favorita a la presidencia del Parlamento Europeo para sustituir a David Sassoli, la eurodiputada maltesa Roberta Metsola, ha sido señalada por algunos por su oposición al aborto.

Fuente: La Vie Francia*

Roberta Metsola en el Parlamento Europeo

La semana pasada, el 9 de diciembre, durante su rueda de prensa sobre la futura presidencia francesa de la Unión Europea (UE), le preguntaron incluso a Emmanuel Macron por el posible apoyo del grupo Renovación, al que pertenece "En Marche" en Bruselas, a esta candidata del Partido Popular Europeo (PPE -que agrupa a todos los partidos de derecha y centro-derecha): "Corresponde a los diputados elegir a su presidente", respondió, y añadió: "Espero que lo hagan con espíritu de coherencia y con lealtad a las batallas que libran".

Roberta Metsola, de 42 años, fue elegida en 2013 y tiene una excelente reputación en el Parlamento. "Es muy respetada, incluso fuera de su grupo político", explica Christine Verger, vicepresidenta del Instituto Jacques Delors y buena conocedora del Parlamento Europeo. Es una joven brillante, con un perfil muy europeo, que estudió en el Colegio de Europa de Bruges. Competente y carismática, ha sustituido con éxito al actual presidente, que está enfermo.

En Renew, que la ha entrevistado pero aún no apoya a ningún candidato, dicen estar "tranquilos en general por su candidatura" después de haberle hecho varias preguntas insistentes sobre el aborto. Esta madre de cuatro hijos se identifica claramente como "progresista" en temas LGTB, la acogida de inmigrantes o en su defensa de la democracia en Malta, donde pidió notablemente en 2019 la dimisión del primer ministro tras el asesinato de la periodista Daphne Caruana Galizia. "Su postura sobre el aborto no está en consonancia con el resto de Europa", dice Renew.


Aumenta la brecha europea sobre el aborto

Malta es el único país de Europa en el que el #aborto está totalmente prohibido, y la mayoría de la opinión y los políticos malteses se oponen a esta práctica. "El clima sobre este tema es extremadamente sensible", dice Christine Verger. Esto pone a Roberta Metsola en una situación complicada.

Porque ahora "hay cada vez más conexiones entre los espacios nacionales y europeos: hace 20 años, nadie se preocupaba de las diferencias entre las posiciones europeas y las nacionales de algunos representantes elegidos. Esto ya no es así. Esta nueva exigencia de coherencia es incómoda para quienes defienden posiciones poco populares o poco mayoritarias en las instituciones europeas", afirma Olivier Costa, director del departamento de estudios políticos europeos del Colegio de Europa.

Pero para François-Xavier Bellamy, líder de los eurodiputados franceses del PPE, que conoce bien a Roberta Metsola, la polémica es "sorprendente". "Todos los países europeos no contemplan el aborto de la misma manera y el marco cambia de un país a otro. Francia, que es la campeona europea en materia de aborto, tiene una relación especial con este tema, que ni siquiera se debate. Este tabú no existe en muchos otros países europeos, donde es habitual, incluso en los partidos políticos de centro, oponerse al aborto. Este es el caso de Europa central, oriental y meridional", dijo. Esta polémica dice que una persona opuesta al aborto no podría presidir el Parlamento Europeo... ¡y que varios cientos de miles de ciudadanos no podrían reclamar ninguna responsabilidad en las instituciones europeas por su posición! Estos anatemas amplían la brecha entre la Europa occidental y del norte y la Europa del este y del sur de forma bastante antieuropea, y resucitan el crimen de opinión sobre un tema que no es en absoluto competencia europea.


Aumento de las cuestiones sociales en el Parlamento Europeo

El aborto no se menciona en ningún texto europeo. "Se considera una cuestión de valores, según las tradiciones y la historia de cada país", explica Christine Verger, "No es el caso de la libertad de prensa o de la independencia del poder judicial, reconocidas en los textos europeos como fundamentos del Estado de Derecho".

"El Parlamento se ve a sí mismo como el portador de los valores europeos, y ahora está involucrado en una nueva batalla entre concepciones divergentes dentro de la propia UE", dice Olivier Costa. Aquí, el aborto es un fuerte marcador político.

"El tema surge una y otra vez", continúa el investigador, Por ejemplo, "cuando Donald Trump recortó las subvenciones a las asociaciones implicadas en las políticas de aborto, y el Parlamento debatió una resolución en la que se pedía a la Comisión Europea que compensara la falta de financiación: la discusión mostró una clara división derecha/izquierda en el Hemiciclo".

Más recientemente, la severa restricción del aborto en Polonia en enero de 2021 volvió a poner el tema en la agenda, al igual que un debate parlamentario el pasado junio sobre su inclusión como derecho fundamental. "Un debate vigoroso y muy simbólico", dice François-Xavier Bellamy, que lamenta la acción de "una minoría de activistas que intentan poner el tema siempre sobre la mesa".

No es el caso de Renew, donde el auge de estos temas es bienvenido, especialmente por la Comisaria de Igualdad, Helena Dalli, "que está impulsando muchos temas progresistas y LGBT en los que queremos avanzar".


Unas elecciones en enero

En este contexto, ¿tendrá Roberta Metsola que renunciar a su candidatura? Parece poco probable. Hoy sigue siendo la única candidata a la jefatura del Parlamento. Cuenta con el apoyo del PPE, mientras que los socialistas, Renovación y los Verdes están fijando sus condiciones. La polémica podría desinflarse rápidamente, aunque es probable que pese en las negociaciones de responsabilidades entre los grupos.

Tradicionalmente, el relevo de la presidencia del Parlamento de un grupo político a otro a mitad de legislatura es tranquilo, pero con esta polémica, "la elección podría ser más conflictiva y deparar sorpresas, ya que algunos diputados pedirán el voto libre, como ya hicieron algunos en Renovación", sugiere Olivier Costa. La elección tendrá lugar en enero, cuando comience la presidencia francesa de la Unión Europea.


*Fuente: La Vie Francia. Por Félicité de Maupeou


_____________

 CULTURIZ.AR  MEDIOS 

« ANTERIOR
SIGUIENTE »

Sugerimos la siguiente lectura:

El desafío de retomar la rutina escolar ⎪ Por Yanina Cossime