NOTICIAS
aborto

728x90

header-ad

468x60

header-ad

🇨🇳 Los burócratas chinos suplican a las mujeres que tengan bebés ⎪ CULTURIZAR MEDIOS


Volvemos a hablar de China. ¿Por qué? Porque cuando China estornuda, gran parte del mundo se resfría. Preparados o no, esa es la realidad multipolar de hoy. China importa, y mucho.  

Que conste que no soy ni misógino, ni misandrista, ni sinófobo, sólo un hombre que da prioridad a Estados Unidos. Pero el Wall Street Journal recibió el Año Nuevo con un informe sobre las mujeres chinas que pide a gritos un comentario: "China presiona a las mujeres para que tengan más hijos. Muchas dicen que no". 

Fuente: Mercator*


Dos expertas reporteras, Liyan Qi y Shen Lu, critican a la República Popular China por presionar a las jóvenes para que tengan más hijos. Tienen razón. Sé de buena tinta que las mujeres son responsables del 50% del problema demográfico. Pero muchos del otro 50% han optado por abandonar la vida familiar en los movimientos La mentira Plana [the lying flat (tang ping)]  y deja que se pudra [let it rot (bai lan)].

En cuanto al 50% más justo: 

Hartas del acoso del gobierno y recelosas de los sacrificios que supone la crianza de los hijos, muchas mujeres jóvenes se anteponen a lo que Pekín y sus familias quieren. Su negativa ha desencadenado una crisis para el Partido Comunista, que necesita desesperadamente más bebés para rejuvenecer la envejecida población china. 

Ponerse por delante de lo que quiere el gobierno me parece bien, a menos que perjudique a otros.


Lazos familiares. 

Anteponerse a la familia es otra cosa. En un entorno materialista en el que el yo es lo primero, se valora a las personas únicamente por su utilidad económica. La familia es un impedimento para el éxito financiero, un estorbo para el estilo de vida. Eso es el posmodernismo, donde todo es relativo. El globalismo se nutre de ello. 

En la tradición confuciana (y cristiana), el individuo es parte integrante de la familia (y, por tanto, inseparable de ella). Es un deber filial tener hijos y mantener el vínculo espiritual y consanguíneo que trasciende las generaciones, cada uno nutriendo al siguiente. Hubo un tiempo, aunque parezca mentira, en que las familias se llevaban mucho mejor que ahora. Pero eso es algo para otro debate. 

No hace mucho, el gobierno chino no se limitaba a reprender a las mujeres. En la época del hijo único, el Estado intentó suplantar a la familia. No funcionó. Ahora el gobierno realmente lamenta la distopía fallida en la que los burócratas del gobierno controlaban los ciclos menstruales, multaban a las familias por tener hijos, ordenaban el aborto y no desalentaban precisamente el infanticidio. 


Colapso demográfico. 

En la actualidad, China se encuentra en la primera fase del colapso demográfico. Se calcula que la población pasará de 1.400 millones a entre 500 y 700 millones en 2100. La rápida disminución de la mano de obra es un gran problema, y el cuidado del creciente contingente de ancianos es más costoso que nunca: 

  • • En 2022 habrá 6,8 millones de matrimonios. En 2013 había 13 millones.
  • • En 2022 habrá menos de 10 millones de nacimientos, frente a los 16 millones de 2012. Para 2023 se prevén menos de 9 millones. Los centros preescolares están cerrando.
  • • La tasa de fertilidad total de China es de 1,09, una de las más bajas del mundo.


Los tecnócratas del partido encargados de darle la vuelta a la situación tienen una ardua batalla. El WSJ afirma que las mujeres chinas son el chivo expiatorio: 

En octubre, el líder chino Xi Jinping instó a la Federación de Mujeres de China, respaldada por el Estado, a "prevenir y resolver los riesgos en el ámbito de la mujer", según una versión oficial del discurso. 

"Está claro que no se refería a los riesgos a los que se enfrentan las mujeres, sino que consideraba a las mujeres como una gran amenaza para la estabilidad social", dijo Clyde Yicheng Wang, profesor adjunto de Política en la Universidad Washington and Lee... 

Podría ser, aunque me resisto a creer en su palabra. ¿Por qué? Porque convertir a las mujeres en víctimas se ha convertido en un arma al servicio de la ideología woke. Sí, las mujeres son maltratadas y abusadas. Pero en la tóxica cultura popular actual, quejarse de la opresión es un deporte sangriento. Basta con alegar prejuicios contra las mujeres para arruinarse la vida. La doctrina de inocente hasta que se demuestre lo contrario se ha ido por el agujero de la memoria #MeToo. 


*Fuente: Mercator. A compass for common sense. Por Louis T. March. 

_____________

 CULTURIZ.AR   MEDIOS 

« ANTERIOR
SIGUIENTE »

Sugerimos la siguiente lectura:

El desafío de retomar la rutina escolar ⎪ Por Yanina Cossime